jueves, 17 de febrero de 2011

CARTA ABIERTA A “SOR INTERNET”, TRAS ECHARLA DE SU CONVENTO




Hola María Jesús: No te conozco, pero te admiro y quiero escribirte esta carta tras saber que unas monjas keniatas te han echado de tu convento por ser una monja moderna y usar Internet en tu toledano Monasterio de Santo Domingo el Real.

No lo han impedido los dirigentes de tu religión, a la que dedicaste tu vida; ni los ciudadanos españoles que ven cómo unas africanas atosigan a una ciudadana española. Te han echado porque eres conciente de la época en que estamos y tu Iglesia no admite eso. Prefiere el oscurantismo y las bocas cerradas ante la imparable ola que la atosiga para quitarle argumentos por seguir controlando las conciencias. Pero ya ves lo que está pasando en los países árabes. Han sido los internautas, a través de las redes sociales, quienes han derribado dictaduras. Otros siguen su ejemplo. Tú podrías ser, si todos te apoyamos, quienes inicies la revolución que necesitamos en España para desalojar el poder religioso que ostenta la Institución que no te traga. Podrías ocupar, salvando las distancias, el papel del joven egipcio que fue maltratado e inició el levantamiento contra Mubarak.

Para que comprendas mejor mi indignación por tu caso, te cuento mi trayectoria informática. Compré mi primer ordenador, un Amstrand, en 1984. Me costó 125.000 pesetas, una pequeña fortuna entonces. Me fui modernizando, tuve varios ordenadores y hoy dispongo de tres equipos informáticos en mi mesa de trabajo, además de dos impresoras. Conocía la red universitaria Iris desde 1993. En 1995 asistí en Madrid al Primer Congreso de Internautas Españoles, muy poquitos entonces, donde se presentó la primera versión del navegador Nestcape. Me vine fascinado a Sevilla y fui al Centro Comercial Los Arcos para comprar por unas 6000 pesetas un kid que permitía conectarse a Internet. Aquello era un desastre. Entonces me di de alta en la operadora “Interbook”, del grupo Mad, situada en la sevillana calle Luís Montoto, que facilitaba accesos mediante un servicio de Telefónica a costo de llamada local. Con “Infovía”, su nombre, estuve varios años conectado. Las facturas de teléfono eran enormes. A veces discutía con mi familia porque yo ocupaba la línea y no podían llamar por teléfono. Me enganché de tal manera que me pasaba días enteros escrutando la red de redes. Mi ansia de saber encontró una vía idónea para satisfacerse. Compré mi primer dominio, montilla.com, que aún conservo y aprendí a diseñar páginas Web sin ningún maestro. Poco a poco construir unas 500 páginas dedicadas a mi ciudad originaria, divulgando su historia, sus personajes, sus vinos. Fui pionero en eso. Luego abandoné ese proyecto y tengo a la venta montilla.com La presión de los internautas favoreció la llegada de una tarifa plana y eso dio alas a Internet. Los bancos, las agencias de viajes y otros usuarios se dieron cuenta de las oportunidades de negocio que ofrecía la Red y comenzaron a fomentarla regalando discos con programas informáticos y otros servicios telemáticos. A mediados de la pasada década, monté una editorial, asademesediciones.com y volví a diseñar páginas Web para difundir mis libros. Tras 16 años usando a diario y a todas horas Internet, nunca me sentí tan indignado como lo estoy en este momento, tras haber leído, tu expulsión. Reproduzco la información, publicada hoy por el diario ABC de Sevilla, que me ha hecho subirme por las paredes y me apartó de mi trabajo para escribir con urgencia esta entrada.
.........................................................................................................................................................................
«Hoy me han echado del monasterio. Hay unas keniatas que me han hecho la vida imposible. La envidia ha jugado mala pasada y han ganado ellas. Hoy fue el delegado de vida religiosa y junto con la priora y otras dos monjas han decidido que yo me marchara para que quedaran tranquilas las keniatas. No tienen vocación, pero vienen a coger dinero para las familias...». De esta forma María Jesús Galán, más conocida como «Sor Internet», anunciaba en su Facebook este martes que había su sido expulsada del convento en el que ha vivido más de 35 años. Fuentes del Arzobispado de Toledo rehusaron pronunciarse a ABC sobre este asunto, que calificaron de «vida interna» de la comunidad.
La noticia ha revolucionado las redes sociales y «sor Internet» está recibiendo cientos de mensajes de apoyo desde todos los lugares del mundo. Hoy comentaba en su perfil, en cuyo muro ha colgado una imagen con una lágrima, que había ido al Sepecam (el INEM castellano-manchego) a apuntarse para encontrar cuanto antes un trabajo.
María Jesús Galán, que cumplió 54 años el pasado día 1 de enero, recibió en 2010 la Placa al Mérito Regional durante el acto oficial del Día de Castilla-La Mancha por trasladar las nuevas tecnologías a su convento de
Santo Domingo el Real, fundado en el siglo XIV. Tras esta sorprendente expulsión, «sor Internet» podrá conocer Londres y Nueva York, uno de los sueños que no iba a poder cumplir cuando se le preguntaba por su vida monacal.
El Gobierno regional reconoció en mayo los méritos de «Sor Internet» en su labor de catalogación de documentos y libros de la biblioteca conventual, la introducción de tecnologías en un ambiente tradicional y la contribución a su difusión por la red.
En una de sus múltiples entrevistas con motivo de este premio, María Jesús Galán decía sentirse «muy orgullosa de ser monja de este convento» y que se sentía plenamente realizada como religiosa. Ha estado 24 años al frente del archivo y, gracias a su constancia y desvelos logró vencer la resistencia de algunas de sus compañeras para comprar un ordenador. Con las nuevas tecnologías llegó el despertar del archivo porque con él vino la informatización del archivo, su digitalización y posterior difusión por la red universal. El archivo, que consta de 119 libros y más de 3.000 documentos, hoy está totalmente catalogado y prácticamente digitalizado. Sor Internet también cuidaba en el convento de «Dominguito», el reloj que se instaló en Santa Domingo el Real en en 1735 y que recientemente fue recuperado por el relojero Bienvenido Sánchez.
........................................................................................................................................................................
¿Cómo es posible que tu Iglesia no te apoye y te defienda a muerte después de haberle sido tan fiel y haber aportado tanto a la sociedad? Supongo que te sentirás frustrada. Pero en mi opinión no debes venirte abajo. Puedes ser un símbolo si te apoyamos para liberar a otras personas que como tú puedan sufrir dictaduras religiosas sobre sus espaldas.
No sé si este texto mío lo vas a leer. Seguro que no servirá de nada para cambiar las cosas, pero al menos me sirve de desahogo.
Te doy un beso, María Jesús, aunque a lo mejor tu Arzobispo lo ve pecaminoso y lo prohíbe. Pero bueno, tú pasas de él. Te lo doy de corazón, a pesar de no gustarme los hábitos ni las sotanas, y te animo a asumir el papel de heroína en la larga agonía de unos integrismos que, temiendo verse desalojados de sus poltronas catedralicias, se revelan contra la ciencia y el progreso.
...........................................................................................................................................................................
Según difunden los medios de comunicación de hoy, 1-2-2011, al cardenal Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal Española, no le gustan las redes sociales y las critica. Quizá este viendo las orejas al lobo. Muchas monjas y monjes de clausura podían seguir el ejemplo de Sor Internet para abrir sus conventos al mundo. Además, las redes sociales pueden unir a la gente deseosa de que cambie la Iglesia católica, para que se ponga a la altura de los tiempos. A los dirigentes religiosos les puede pasar lo mismo que a Mubarak en Egipto, donde un joven utilizó las Red para cambiar las cosas y terminar con poderes excluyentes y abusivos. Profecías medievales señalan que el próximo Papa será el último. Eso no debe extrañarnos. Hubo religiones milenarias (la de los faraones, la de la mitologia griega y romana, entre otras) que duraron milenios y terminaron su ciclo. Sor Internet puede convertirse en un símbolo. Deberíamos apoyarla. Hizo una labor impresionante, reconocida por las autoridades civiles, pero los obispos y sus acólicos la dejaron tirada y ahora busca trabajo.
VEAN EL VIDEO TITULADO "SOR INTERNET BUSCA EMPLEO"

video

martes, 15 de febrero de 2011

LA SILENCIOSA INVASIÓN CHINA




Proyecto viajar a China el verano próximo y estoy muy sensibilizado con todo lo relacionado con tan singular país, que en 2010 pasó a ocupar el segundo puesto de las naciones más ricas del Planeta, tras Estados Unidos, al que los economistas prevén que alcanzará en torno a los años 2025 a 2030.

Veamos algunas curiosidades:

1.- El Producto Interior Bruto de China anunciado en Pekín el pasado mes de enero alcanza seis billones de dólares, con un crecimiento en 2010 del 10,3 por ciento. La exportación y el consumo interior lo explican.
2.- China esta comprando deuda pública de importantes países occidentales. Ya controla el veinte por ciento de la deuda de Estados Unidos, donde ha comprado, además, acciones bancarias, edificios y el barrio chino de Nueva York se está tragando a la “pequeña Italia”.

3.- Los dirigentes chinos son recibidos con pompa y boato en los países que visitan, donde se mira para otro lado en lo concerniente a los derechos humanos. Obama lo hizo en la Casa Blanca y Zapatero en la Moncloa. El motivo es claro: China tiene un macro fondo estatal que se está convirtiendo en el banco de los gobiernos occidentales.

4.- A través de la frontera de Bolivia con Perú, se introducen mercancías chinas, según me dijeron cuando estuve allí, sin apenas pagar impuestos. Habiéndose convertido Bolivia en una especie de base comercial china en Sudamérica.

5.- Los comercios chinos se extienden por toda Europa. A veces ocupan locales grandísimos cuyo alquiler debe ser muy alto. ¿De dónde sacan los chinos el dinero para montar esos negocios? La única explicación es que el Gobierno chino ayude a sus ciudadanos a montarlos, dentro del posible plan que pueda tener para su penetración occidental.

6.- Ante la nueva legislación española, las Cajas de Ahorros hispanas necesitan dinero. El presidente de su Confederación tiene previsto buscarlo en Asia, mediante una gira que hará por China, Singapur y Japón. Esto quiere decir que podemos tener a chinos sentados en los consejos de administración de nuestras entidades financieras, y nada extraño sería que estuvieran también en las oficinas donde ingresamos dinero o pedimos créditos.

7- El idioma chino está de moda. Se le mira con futuro y ya existen academias con númerosos alumnos que lo aprenden.

¿Qué piensan los españoles de esa situación?

Reproduzco algunas opiniones publicadas hoy en la edición digital del Diario Sevilla. Son una muestra no representativa, pero si curiosa. El resto de opiniones, junto a un artículo muy interesante sobre este asunto, lo pueden leer en la dirección
http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/904129/la/invasion/china.html#opi
El texto de color azul refleja el nombre utilizado por la persona que opina y el día y la hora que envío su comentario al periódico.
........................................................................................................................................
Antonio M 14.02.2011, 20:11 Según la Ley de Comercio interior de Andalucía, el máximo legal de apertura semanal de establecimientos no podrá exceder de 72 horas, siendo el establecimiento el que fije los horarios de apertura y cierre, y el numero de domingos y festivos autorizados es de 8 anuales. Siendo la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos los que tienen que velar y hacer cumplir la Ley.
· MARIA 14.02.2011, 18:46 Lo de los impuestos es un bulo que cada vez que lo leo no sé lo que me entra. Si eso es así es porque hay convenios de reciprocidad y los españoles también pueden hacer lo mismo en China; el problema es que aquí somos nada emprendedores.
· Jorge 14.02.2011, 13:47. No nos equivoquemos. El titular de la noticia bien podría haber sido "La invasión de marujas españolas que van a comprar a los chinos". Si la gente tuviera conciencia de Estado y de patria, no se gastaba ni un euro en los chinos, pero como aquí, y en Andalucía sobre todo lo que manda es la "pela". . . ahora recogemos los frutos, y encima le echamos la culpa a los chinos. Señores, si compráramos en los chinos no habría ni una sola empresa textil cerrada.
· al tiempo 13.02.2011, 23:12 Pa tontos los españoles, que los están invadiendo y no se están dando cuenta. Después, vendrán las lamentaciones. Cuando algunos, como es este caso, se hallan apoderado de sectores económicos ya veremos si no nos vamos a convertir en esclavos en nuestra tierra.
· roger 13.02.2011, 22:34 ALGUIEN DICEN QUE NO PAGAN IMPUESTOS??? QUE INCUMPLEN LA NORMATIVA--pues para qué está el AYUNTAMIENTO, LA POLICÍA. . . SI LOS DEJAN SE APROVECHARÁN. . . pero no esa no es la realidad. . . SI PAGAN IMPUESTOS pero trabajan más horas. . . y venden más barato. MIENTRAS LOS DE AQuí trabajan menos y quieren cobrar más--ese es el problema. .
· Pienso 13.02.2011, 22:33 El 33% de la cesta de la compra de España, esta fabricado en China. Cada día somos menos productores y más consumidores. . la globalización del mundo no es para que los países menos desarrollados mejores. . la globalización es para que los países desarrollados. . tenga derechos laborales de china.
· Horacio 13.02.2011, 21:59. No debería de haber ningún problema con los comercios chinos siempre que compitieran en igualdad de condiciones y que la mitad de sus trabajadores fuesen de nacionalidad española. Lo malo es la competencia desleal. Los de aquí tenemos que cumplir legislación y estatuto de los trabajadores (como es lógico y razonable). Si ellos no tienen a todos de alta, pagan poco, abren 12 horas, festivos y domingos. . . . es imposible hacerles frente
· gabuchan 13.02.2011, 21:50. Me parecen apología del racismo tanto el artículo como muchos de los comentarios que tienen el mismo valor que las palabras del francés Jean Marie Le Pen. vergüenza ajena siento. . .
· Jan 13.02.2011, 21:42. Chinos en España, españoles en Alemania, nigerianos en Italia, Italianos en Estados unidos. . . . eso se llaman movimientos migratorios y existen desde que existe la humanidad. La cultura de cualquier país se ha alimentado de estos desplazamientos. . . y seguramente lo seguirá haciendo mientras la humanidad exista (y, por supuesto, siempre con sus consiguientes reaccionarios e ignorantes en contra). . .
· Jubilado a la fuerza 13.02.2011, 21:15. En los bancos hay mucha gente trabajando horas extras sin cobrar y sin declararlas a la seguridad social, y el que no esté de acuerdo sabe donde esta la puerta, ¿serán los chinos?

.......................................................................................................................................

Si el próximo verano visito China, ya contaré en este blog mis impresiones sobre tan singular país, como hice cuando el pasado año estuve en Nueva York y se puede leer en una entrada anterior. Mientras tanto sigo interesándome por quienes, a medio plazo, pueden liderar este planeta, de la misma forma que ahora lo hace Estados Unidos, aunque en vez de barra y estrellas veremos banderas rojas; los toros tejanos serán sustituidos por dragones; las películas nos mostraran murallas enormes olvidando al Cañón del Colorado; los guerreros de terracota se volverán tan simpáticos como los héroes del Oeste americano; la ciudad prohibida de Pekín priorizará en los telediarios a la Casa Blanca de Whasintong, o en los rascacielos de Shangai u Hon Kong se moverá más dinero que en los neoyorquinos.
........................................................................................................................................
6 de Marzo 2011
UNA ENTREVISTA INTERESANTE Y ESCLARECEDORA SOBRE LOS COMERCIENTES CHINOS.
El Diario de Sevilla publica hoy una entrevista a una empresaria china residente en Sevilla. Ofrece datos interesantes y esclarecedores sobre la forma de actuar de los comercientes chinos
Los emprendedores chinos también tienen nombres y apellidos. Y vida para contarla. Lo que quedaba en Puente y Pellón como Almacenes Siete Puertas respecto al popular comercio de telas fundado hace 133 años, sobre todo después de vender en 2005 una gran parte del local a la multinacional española Adolfo Domínguez, es desde noviembre de 2010, y en régimen de alquiler, la tienda Corazón, de ropa y complementos. Chinas son las manos que han manufacturado la mayor parte de los artículos y chinos son quienes regentan el negocio y atienden al público que tiene por costumbre ir de tiendas por Puente y Pellón. Los chinos. Quiénes son, de dónde sacan el dinero, cómo pueden prosperar vendiendo tan barato, qué impuestos pagan, quién les identifica y controla si hablan la lengua de otro mundo. Preguntas que se hacen muchos ciudadanos al considerarlos un misterio impenetrable y una competencia invencible. O no, después de conversar dos horas en un café de la Plaza de la Encarnación con Hong Fen, de 46 años, asistida en la traducción por su hija Rongrong Zhang, de 22 años, Lucía para los españoles, que sí habla bien español y trabaja en la citada tienda de Puente y Pellón, donde la abordamos el día anterior para concertar la cita con su madre, que llega vestida para la ocasión, con pañuelo de Carolina Herrera y bolso de Pierre Cardin. Una entrevista, algo para ellos desconocido, que en principio les da miedo. El mismo tipo de temor que siente quien recela de ellos y de ahí no pasa en su aproximación a una realidad ya consustancial al paisaje y paisanaje de Sevilla.
-Hábleme de sus orígenes y de su familia.-
Nací hace 46 años en Zhengjian, al sureste de China. Estoy casada y mi marido se hace llamar Joaquín en el trato de negocios con los españoles. Igual que mis hijos se hacen llamar Lucía, y Felipe, de 13 años, que nació en Granada.
-¿Cómo fue su infancia?-
Apenas estudié. Provengo de una familia de campesinos. Mis padres tenían 5 hijos. Mi padre murió cuando yo tenía 7 años. Mi hermano mayor tenía 16 años, tuvo que asumir el peso de la familia. Y hubo que casar a varias hermanas. Yo, como era la pequeña, me dedicaba a ayudar a mi madre en las tareas de casa. Hasta que la familia fue forzada por el Gobierno a cederme a la hermana de mi padre, por compensación, para repartir el número de niños en el hogar. Por eso yo digo que tengo dos madres. Cuando pienso en hacer desde Sevilla un regalo, lo hago por partida doble, igual que enviar dinero a las dos.
-¿Cuándo llegó a Sevilla?-
La primera vez fue el 3 de diciembre de 1992, llegué a Sevilla de carambola, acompañando a una persona conocida. Como no conseguí tener la documentación en regla, tuve que irme a Portugal, ahí sí conseguí papeles. Y ya volví a España en 2002, y empezó a irme mejor.
-¿Por qué se fue de China?
-Quería tener más de un hijo.Ya tenía a mi niña, y sabía que si me quedaba embarazada de nuevo tendría graves problemas con el Gobierno chino. Como hacemos todos los chinos, organicé mi marcha sumando apoyos de familiares y amigos. Mi destino era Bruselas, y allí me dirigi. Pero en uno de los transbordos aéreos, la amiga desapareció, y tuve que salir del apuro. A través de otros contactos, me surgió como alternativa ir a Sevilla.
-¿De qué vivían en China?-
Mi marido tenía una fábrica de zapatos artesanales, hechos a mano para la población cercana. La familia de mi marido tiene mucho dinero, la mía era pobre. Llegamos a tener más de 100 estudiantes en la fábrica, aprendiendo a hacer zapatos. Algunos de esos jóvenes ahora trabajan con nosotros en Sevilla.
-¿Cuál fue el primer establecimiento que abrió en Sevilla?
-Un restaurante chino, se llama Gran China, está en el barrio de Miraflores, lo abrimos el 1 de mayo de 2002. Aún sigue abierto aunque ya no es nuestro. Desde el princìpio, mi marido ha contado con el apoyo económico de sus padres para abrir negocios en Sevilla. Ellos tenían terrenos, pisos,... Además, vendió la fábrica de zapatos. Y otros chinos le han puesto de mote zapatero, con el doble sentido del Zapatero que gobierna España. Yo me he dedicado mucho tiempo a vender por la calle. El resto del tiempo me lo pasaba en el piso. No sabía nada de español, y lloraba echando de menos a mi hija, veía muchas veces su foto.
-¿No se ha movido de Sevilla?
-Estuve también en Madrid, ahí mejoró mi situación, seguía vendiendo por la calle. También estuve viviendo en Valladolid.
-¿Y su marido?-
Lo deportaron a China, junto a mi hijo cuando éste tenía 7 años. En un control en Santander, fue identificado. Y tiempo después, en Granada, ocurrió lo mismo, y lo detuvieron junto a nuestro hijo pequeño. Estuvieron un día en comisaría. Y cometimos el error, por no saber español, de firmar un documento que era aceptar la repatriación en 48 horas, sin pedir recurso. A mí no me deportaron porque tenía documentación lograda en Portugal.
-¿Cómo volvió su marido?
-Tardó 10 meses en poder volver. Se sentía muy frustrado y pensó quedarse en China. Pero yo no quería volver, mi deseo era seguir en España. Él salió de China hacia Europa, y en Roma le volvieron a detener, lo mandaron a Austria, allí tenemos otros familiares. Y desde Austria sí pudo llegar a España.
-¿Tienen mucha familia en Europa?-
Sí, en Sevilla, Madrid, Barcelona, Austria, Italia y Francia. Son hermanos, primos, sobrinos, tíos, etc. A veces viajamos para vernos.
-¿Cuándo regularizaron su situación en España?
-En el año 2000, el Gobierno hzo una oferta para legalizar a los inmigrantes. Y lo aprovechamos para tener la documentación en regla.
-¿Sólo tienen amistades chinas?
-Prácticamente. Al sevillano que consideramos ya como de la familia es a nuestro abogado Manuel Guzmán, nos ayuda mucho.
-¿Cuántas tiendas tienen ahora?
-Tres: en Carretera Carmona, María Auxiliadora y Puente y Pellón. -¿Dónde consiguen mercancía?-Compramos los zapatos en Elche. Los complementos, en Sevilla. La ropa, en Sevilla, Madrid, Francia e Italia. Toda fabricada por chinos, bien procedente de China, bien elaborada en Francia con más calidad de tejidos y diseño. Para Puente y Pellón es importante ofrecer trajes de flamenca y complementos de Feria, es algo típico que busca el público que va a las tiendas de esta calle. Hemos llegado a un acuerdo con una fábrica sevillana de trajes de flamenca para ofrecer la venta de trajes a medida.
-¿Desconfían los empresarios y trabajadores sevillanos?-
Al principo son recelosos, temen que les copiemos sus diseños, y que un traje suyo acabe siendo un contenedor entero con trajes de flamenca fabricados en China. No pretendemos eso, las mujeres sevillanas buscan comprarse un traje a medida, y con detalles a su gusto. Imposible conseguirlo si le ofreces un solo tipo de traje estandarizado.
-¿Descansa algún día?
-Casi nunca, los domingos solemos comprar mercancía. Mi vida es el trabajo, y la cocina, y la casa. A veces descanso más porque con la crisis hay menos trabajo que antes, se nota mucho en las ventas, son un 20% menos que antes. Además, ha subido el algodón, los productos de China ya pagan más impuestos y ha subido su precio. Está difícil hacer rentables las tiendas.
-Comerciantes chinos como usted también entran en el negocio de los bares y restaurantes.
-Sí, y nosotros. Vino a buscarnos una inmobiliaria para ofrecernos el solar donde estaba un Lidl en Bormujos, frente a Makro. Y nos hemos unido varias familias chinas, como socios, para abrir el Asador de Bormujos, especializado en carne a la brasa. Tiene capacidad para 600 comensales, parking y gran zona infantil de juegos. Amigos sevillanos nos han ayudado para saber crearlo, y para seleccionar al personal, que no es chino. ¿Ha visto la página de publicidad que hemos puesto en el interior de portada de la guía de Páginas Amarillas?
-¿Cómo escolarizó a sus hijos?
-Mi hija ya llegó con una edad elevada, entró en Secundaria en los Salesianos de la Trinidad, estuvo dos años, lo dejó porque era muy difícil para ella seguir las clases y estudiar, no podía aprender español en pocos días. Ni nosotros, como padres, podíamos estar con ella en casa para que hiciera los deberes bien. Lo dejó y se dedica a las tiendas, le gusta el comercio y ser capaz de ganarse la vida a través de eso. El más pequeño está en el Instituto Isbilya. A veces se enfada con otros niños, porque le llaman chinito.
-¿Hay empresarios chinos que les dominen a modo de red de negocios como el suyo?
-No, lo normal es que cada familia tenga tres o cuatro establecimientos. También somos competencia, en tanto que vendedores. Si vendemos algo a 60, y se abre una tienda china cerca que lo pone a 50, nos planteamos bajarlo a 40, y el otro replica y lo pone a 30. Así nos complicamos mucho la rentabilidad.
-¿Cuáles son sus estrategias?-
Vender muchos productos, de cada uno sacamos poco beneficio. Y abrir tiendas grandes, que tengan amplia oferta de cosas, para que sea numerosa la afluencia de personas. Porque las tiendas pequeñas son derrotadas por las grandes.
-¿Qué contratos hacen?
-Contratos de tres meses para probar a los empleados. Si valen se les prorroga, y si demuestran su eficacia se les hace uno indefinido. Como cualquier empresa española.
-En Puente y Pellón, ¿tienen relación con otros comerciantes que llevan muchos años en esa calle?
-Nos saludamos. Y cuando llegan las vísperas de un festivo, nos preguntan si vamos a abrir o no, para decidir qué hacen ellos. O cuando llegan las fechas navideñas, nos preguntan hasta qué hora vamos a abrir el 24 y el 31 de diciembre.
-¿Cómo se han hecho con el alquiler del local de Siete Puertas?
-Nos lo ofreció una inmobiliaria sevillana, buscan a comerciantes como nosotros para ver si nos interesan locales que se quedan disponibles por cierre. Nos hablaron de uno de 800 metros cuadrados en pleno centro. Y nos hacía ilusión tener tienda en el centro. También nos daba miedo, por la inversión que hacía falta. Pero los amigos nos animaron a aprovechar la oportunidad, y nos han prestado dinero.
-¿Se apoyan mucho para no depender de créditos bancarios?
-Sí, todos los chinos procuramos que nuestros negocios crezcan a partir del dinero que nos mandan desde China, y mediante préstamos sin intereses que nos hacemos aquí familiares y amigos. 3.000, 5.000, 10.000 euros,... Y los vamos devolviendo poco a poco. Cuando el que nos ha prestado antes, va a afrontar su propio crecimiento, cuenta con la ayuda de amigos como nosotros, y así todos nos vamos apoyando. Hay casos en los que familiares que viven en China hipotecan los pisos en los que viven, y ese dinero lo envían a España para apoyar esas inversiones.
-¿Las ventas en Puente y Pellón cumplen sus expectativas?-
De momento, no. Trabajan en ella entre 4 y 7 personas, según los días y temporadas. Pensábamos que podíamos poner los precios algo más altos que en los barrios, pero pronto cambiamos de criterio y tenemos promociones continuamente. En los barrios, el 90% de las personas que entran en la tienda, compran algo. Y en Puente y Pellón, el 80% de los que miran se van sin comprar nada, cuando acuden al centro no se comportan igual que en el barrio, quieren ver varias para comparar. Nosotros ofrecemos una calidad superior a la de antes, y la gente joven se puede vestir con ese tipo de ropa igual que hace en las tiendas de Zara.
-¿Por ser chinos, son objeto de más inspecciones?
-Hacemos todos los trámites e impuestos como cualquier otra tienda. A veces nos dicen algunas personas que no pagamos impuestos, pero no es verdad, son comentarios falsos. En marzo de 2010 firmamos el contrato de arrendamiento para Puente y Pellón, cuando no íbamos a ocuparla hasta noviembre. La tienda vuelve a tener más metros de exposición comercial, en comparación con su última etapa. Y le hemos abierto una puerta de emergencia, como establecen las normas. Y se han seguido todas las indicaciones que marcan los bomberos. Hemos buscado a gente de Sevilla para ayudarnos al diseño interior de la tienda, y para el de los escaparates.
-Dé ejemplos de sus rebajas.
-En las rebajas, nos dimos cuenta de que los sevillanos querían comprar sólo las cosas con un 70% de descuento, el 50% les parece poco. Hay productos que vendíamos a 20 euros y ahora su precio es 5 euros. Botas que vendíamos un par a 30 euros, ahora ofrecemos 2 pares por 20 euros en total. Y botines a 7,99. Algo es algo, porque no nos conviene acumular productos sin vender, al año siguiente no tendrian salida.